lunes, 18 de febrero de 2013




Cuando tienes el súper-poder de la negatividad absoluta, 
tienes que asumir que sólo te quedan dos opciones;
o te dejas llevar por tus más profundos instintos suicidas,
o de algún modo aprendes a disfrutar de las cosas malas.
(Si te aburres, las puedes ir alternando...) 


2 comentarios:

  1. Y si haces lo segundo aunque sea a ratos que sea con un humor un tanto raro, de esos de "doy puto asco pero totalmente alegre con ello" que a veces casi te crees lo de que te alegras

    ResponderEliminar

escupe.