sábado, 27 de julio de 2013

El 28 de abril de 2006,
una quinceañera atrincherada a solas en un ático 
observa los relámpagos y la lluvia caer a través de la ventana
mientras se jura a sí misma que jamás se sacará el carnet de conducir.
De esta manera su padre no cargará con esa pesada factura,
entendiendo que es una carga innecesaria para ellos...
porque ella sabe que antes de cumplir los 25, ya se habrá suicidado, 
y...¿ de qué le sirve el carnet de conducir a un cadáver...?
Entonces llega a la conclusión de que un entierro también es muy caro,
y se apresura a escribir en un papel; "cuando muera,
por favor, tiradme al cubo de la basura".

Todo arreglado.

3 comentarios:

  1. Sí, yo ya he puesto al corriente a mi familia de que cuando espiche cualquier contenedor cercano estará bien.

    ResponderEliminar
  2. Una pena, porque tampoco vale...seria una carga aun mayor, porque los residuos humanos y los de cualquier animal, en general, deben ser "procesados" y es ilegal tirarlos....xD

    Lo penoso del asunto, es que ningun padre deberia hacer sentir a un hijo que es una carga...y hay padres que aun ayudandolos tu, te hacen sentirlo igualmente.

    En estos casos, lo correcto seria que "procesasen" a los padres.por manipuladores, egoistas, vampiros emocionales y CABRONES.

    (Notese que mi relacion con los mios ha sido, es y sera lamentable...si es que no se vuelve inexistente un dia de estos).

    Nadie encañona a nadie para que sea padre/madre.Y en algunos casos, lo parece oye....

    ResponderEliminar
  3. Precioso blog, me atrapó. Te sigo, nos andamos leyendo pronto,
    D.

    ResponderEliminar

escupe.