sábado, 15 de febrero de 2014



Percibo las partes;

pero no el todo.


Me atrevo a admitir que sólo veo dos posibilidades:



O estoy jodidamente enferma;

o soy jodidamente brillante. 


Mi naturaleza no me permite admitir ninguna de las dos.

Debo estar jodidamente jodida. 
-No es autocompasión-


Disfruto de regodearme en la mierda.

(como los cerdos, putos cerdos)


Me divierte la inmundicia humana.

Me nutre.
Es lo que me ha convertido en este monstruo perturbado,
y con el tiempo ha acabado siendo lo único que me gusta de mí.


Supongo que es necesario para alcanzar la venganza

y disfrutar plenamente de ella. 


Llamémoslo evolución




(Nada representa mejor al ser humano

que lo que él mismo ha creado.) 


1 comentario:

  1. Eh, eh, que los cerdos no se revuelcan en cualquier lodazal. Que eligen los limos más nutritivos, o algo así. ¿Cómo sabe un cerdo eso? Buena pregunta. No lo sé.

    ResponderEliminar

escupe.