lunes, 10 de marzo de 2014

Deambulo entre lo ilegal a nivel de usuario, 
con total impunidad frente a las narices de un sistema
que trata de hacerme creer que soy lo más importante del mundo
mientras me ignora porque no se ha molestado en saber que existo,
convirtiendo al individuo en números de archivo fácilmente manipulables por la estadística*
Arrastramos nuestros podridos cadáveres por la salvaje selva que hemos construido 
sobre la tumba de la intelectualidad, la creatividad, la originalidad y la lógica.
Lo merecemos; lo hemos permitido*


No me altera la muerte en masa de seres no pensantes
 más allá de arrancarme, quizá, una sutil sonrisa.

3 comentarios:

escupe.