sábado, 22 de marzo de 2014

Pon tu mejor cara de seriedad y, 
en un jodido y costoso alarde de sinceridad sin consecuencias, 
léeme en estas putas líneas y respóndeme.

En serio, 
     ¿...crees que soy un fraude?

-Venga.-
Descárgame tu cinismo, que me muero de hambre.
Fóllame con tu puta intelectualidad de anuncio de teletienda y dime que soy de mentira.
Concédeme el lujo de no existir durante un par de horas.

3 comentarios:

  1. Somos un atentado contra la sensatez y la simplicidad,entre otras cosas.Que importa ser un fraude a ojos de alguien? Lo triste es defraudarse a uno mismo constantemente.Triste,agonico y enfermizo...y real.MUY REAL.

    ResponderEliminar
  2. Hum, ser de verdad, ser de verdad... Todos te echarán en cara no serlo, y nadie lo es. Qué interesante.

    ResponderEliminar
  3. Sin querer me siento culpable por lo del correo, yo intente hablar contigo y me entere de que skype habia comprado msn lo cual fue una gran mierda

    ResponderEliminar

escupe.