miércoles, 22 de junio de 2016

Sólo a mí me ha tocado ser yo.
Creo que nadie puede ni empezar a imaginar
cuán insoportablemente sádico y tortuoso puede resultar eso. 
Un cínico chiste del universo.
Del mismo universo que me dio la capacidad intelectual necesaria
como para entender dicho chiste, (añadamos ironía a la receta). 

Y no consigo que me haga gracia.*
No puedo huir de mí.
Lo he intentado todo.
Estoy en un bug infinito
y no he guardado partida. 

Fucking-game-over al borde de la locura.

Menos mal que nos odio a todos,
y puedo aferrarme a eso todavía. 

4 comentarios:

  1. Me gustó mucho tu texto o tu reflexión

    y si

    por suerte siempre hay quien nos salve del final


    ese que acaba con toda loca cordura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy de acuerdo, pero bellas palabras. Saludos!

      Eliminar
  2. Eso afila ese odio infinito, empléalo en tu envite hasta que lo consigas, seguir odiando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno, uno se agarra a lo que tiene; ¿no es eso lo que hace la gente para no suicidarse? O eso tenía entendido. Saludos.

      Eliminar

escupe.