viernes, 7 de septiembre de 2018

Contemplar
cada centímetro de tierra
de este planeta
reducido a cenizas,
ver los océanos hervir.
Vislumbrar en el cielo nocturno
EL FUEGO 
de ese cuerpo celeste que lleva
millones de años en trayectoria
de colisión directa contra nosotros,
verlo rasgar nuestra atmósfera
y sentir el suelo temblar
con el impacto masivo y mortal.
O el desencadenamiento
de un virus o parásito
que de lugar a una pandemia mundial
hasta ver reducida la población a 0.
Incluso la extinción abrupta
de nuestro sol,
sumiendo todo nuestro sistema solar
en una oscuridad
gélida, yerma y eterna.

Pero no,
los deseos no se cumplen,
no importa con cuánta fuerza lo desee,
y aquí estamos.
QUIERO
NECESITO
UNA KALASHNIKOV.

lunes, 3 de septiembre de 2018

Somos
los herederos bastardos
de una especie que se degrada,
que lleva pudriéndose miles de años.
No hay futuro,
no habrá mundo en poco tiempo,
el calentamiento global atrapa el CO2
en una atmósfera venenosa,
y los oceocéanos supercalentados
se elevarán
inundando las tierras bajas
dejando lo que quede de humanidad
horneándose en un desierto de ceniza
que alguna vez alimentó al mundo.
Y así, por fin, acabará nuestro
terrible e inmerecido reinado
para sumirnos en la nada,
para poder abrazar de una vez
la tan ansiada no-existencia.

lunes, 13 de agosto de 2018

Estoy atrapada en mitad
de una tormenta onírica infernal.
No exagero cuando digo
que todo es tan surrealista
que soy incapaz de distinguir
lo que es puta realidad
de lo que no.
Y no es locura lo que tengo,
sólo extremos radicales:
El mundo en una mano,
el infierno en la otra.
El sueño y la pesadilla,
la vida y la podredumbre
en estado puro.

Me reduzco a la soledad cada vez
que busco alguien que lo entienda.
Qué más da, si ya estoy muerta.

sábado, 28 de julio de 2018

Como mujer de 27 que lleva
7 PUTOS AÑOS SIN:

-vacaciones
-días libres
-ni fines de semana

Puedo decir y digo
QUE ME TENÉIS HASTA
MI METAFÓRICA 
POLLA
y que por mí podéis moriros todos
en un salvaje accidente de tráfico
mientras os vais a disfrutar felizmente
de vuestros alegres viajes de verano,
sabiendo que me dejáis a mí
con vuestras putas responsabilidades
y vuestras jodidas obligaciones
cargando el peso de 
MEDIO
PUTO
UNIVERSO.

Malditos mamones retrasados egoístas.
Ésta me la pienso cobrar, subnormales,
PAR DE IMBÉCILES.


viernes, 13 de julio de 2018

Mi pc ha decidido no encenderse más.
Es gracioso porque yo decidí eso mismo
hace ya varios años, pero no termino
de conseguirlo, me despierto sin querer.
No soy tan sociable como para saber
cómo c*ño manejar el móvil, awesome.
Ah, y estoy en un momento crítico en mi proyecto que no se cómo saldrá.
Así que, se podría decir que mi estres y yo
somos ya la misma cosa, y reconozco
que puedo llegar a dar mucho asco así.
Por suerte mi sociopatia me hace parecer
(o eso creo) una persona humana normal
durante las horas de trabajo.
También tengo hambre, mucha y mortal, porque no como, porque por si no lo sabiais, soy idiota hasta extremos insólitos.
Dejo a un lado la poesía y la belleza de la podredumbre para que seais capaces de percibir lo increíblemente ridículo
de mi persona.
Regocijaos.


miércoles, 11 de julio de 2018

Tengo 
exactamente
1.000.000 
de motivos
para 
morir 
de exactamente
1.000.000
de formas
esta misma 
noche. 

martes, 10 de julio de 2018

De alguna manera estoy percibiendo el chirriar 
de los inabarcables engranajes del Universo,
como si algo no fuera bien, una especie de preludio 
de catástrofe de gigantescas proporciones, tan descomunal
que me comprime el pecho y las entrañas hasta la catarsis absoluta.

Es así (o lo percibo así) porque, 
contra todo pronóstico, 
las cosas que me importan 
están saliendo bien, 
demasiado bien*. 

Y si algo he aprendido es que cada vez que algo sale demasiado bien,
el Universo se encarga de ajustarme las cuentas con algún 
retorcido y cínico golpe de gracia que, si bien no es mortal,
como poco me deja tiritando y moribunda en el suelo.

Como si de alguna forma la "justicia poética
de cuya existencia siempre reniego,
me diese enormes alegrías 
equilibradas con impresionantes palizas
para demostrar a gritos su existencia inanimada.

-Estoy tan acongojada que,
honestamente, ya no se qué pensar.